Hace un tiempo vi un documental sobre Vicente Ferrer. Antes de eso sabía muy poco de él, básicamente que lo habían santificado y que tenía una fundación en la India. Su visión sobre la felicidad me tocó y decidí investigar más sobre su persona y su Fundación. Pero no os voy a hablar aquí de Vicente Ferrer, para eso os dejo el documental que yo vi. Yo hoy quiero hablar de Umadevi.

Umadevi, o Uma, como la llamo yo, tiene 9 años. Nació en Anantapur en una familia humilde. Es la mediana de tres hermanos. Me ha mandado su foto, los pies descalzos, un bonito vestido de color salmón y dorado, dos trenzas y la mirada de chica lista. Me alegro de que gracias a el apadrinamiento (amadrinamiento en este caso) a través de la Fundación Vicente Ferrer, Umadevi y su familia puedan vivir un poco mejor. Porque el apadrinamiento repercute de tres maneras en su vida: en la del niño, al proporcionarle formación, uniformes, asistencia médica y una cartilla de ahorros; en la de la familia, porque la Fundación los incluye en diversas actividades de índole social y económica; y por último en el pueblo, que de esta manera se dota de infraestructuras y recursos educativos, sanitarios, etc.

Al ver la foto de Uma, me acuerdo de un viaje a la India y de una conversación con una chica, casi una niña, que vendía collares y pareos por la playa. Me dijo que mi piel era tan blanca, que con el sol hacía daño a la vista. Luego me preguntó si estaba casada. Le dije que no. “Mejor, me dijo. Porque yo desde que me casaron con 13 años me siento como si hubiera muerto”. Ahí fui consciente de lo que significa ser mujer en la India y de la necesidad de apoyarlas, la necesidad de cambio.

Hay muchas formas de ayudar. El voluntariado es una de ellas, pero no todo el mundo tiene el tiempo o la energía para dedicarse a ello. Las ayudas económicas, si son gestionadas por organizaciones responsables, son otra vía, pero a veces no sabemos adónde va a parar nuestro dinero, a qué proyecto y qué impacto ha tenido. Apadrinar a una niña es apostar por el empoderamiento de la mujer e intentar cambiar los desajustes de las sociedades desde la base, que es la educación.

Espero que Umadevi sea un potenciador del cambio en India. Cuantas más niñas apadrinemos más posibilidades habrá de cambio. Si estás interesado, puedes apadrinar aquí.