Era 2014 y en aquel momento Born to Learn era el Karibu hostel en Moshi y unas clases alquiladas en Newlands, adonde íbamos cada mañana a dar apoyo a los profesores locales. Alguna vez nos tocó dar a nosotros las clases completas. Todavía nos reímos recordando cómo intentábamos explicar lo que eran los vertebrados y los invertebrados a un grupo de niños de seis años, que nos miraban con los ojos como platos, su idioma suahili y un poquito de inglés, nuestras herramientas una tiza y una pizarra. No sabían que los animales, un pollo, por ejemplo, tienen huesos por dentro, no entendían muchas cosas que cualquier niño europeo sabe con menos años, simplemente porque aquí en Europa tienen acceso a información, aunque solo hayan visto un pollo real en un plato. El pollo con sus plumas quizá en un móvil o en televisión. Y allí estábamos, durante horas. ¿El pollo qué es? ¿Vertebrado o invertebrado? Y cuando pensabas que ya lo habían pillado, que habías conseguido expresarlo, te contestaban, “amarillo”, o “sí” o “vertebrado o invertebrado” (es decir, que repetían como respuesta tu misma pregunta). Y nos mirábamos y no sabíamos si reír o llorar. Hoy nos reímos. Hacíamos lo que podíamos, con nuestros esquemas mentales, una tiza y una pizarra. Cuando las ONGs prefieren que los voluntarios apoyemos a profesores locales es por algo. Seguro que a un profesor tanzano le habrían entendido en minutos. Nosotros necesitamos dos días y aún no tenemos claro si lo conseguimos.

Por aquel entonces la nueva escuela era un proyecto, un sueño y unas botellas vacías. Las mirábamos con un poco de escepticismo. Sabíamos que eran los padres de los niños los que iban a construir con esas botellas-ladrillo. La obra había comenzado, iba lenta y pensábamos que duraría una eternidad. Nos equivocamos. Hoy la nueva escuela es una realidad y no solo eso. Lo que Sam y cientos de manos altruistas han construido ahí es casi un milagro. Hoy más de 33.000 botellas conforman los varios edificios donde estudian los niños, se cultiva un huerto que provee el 80% de la alimentación que se les da en el colegio y una instalación de paneles solares es capaz de suministrar la electricidad que necesita.

El Born to Learn de 2019 es mucho más de lo que imaginábamos hace cinco años y la 1 le ha dedicado parte del espacio Titanes sin Fronteras, programa que emite cada lunes por la noche. Si te lo perdiste, puedes verlo en RTVE a La Carta mientras esté disponible:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/titanes-sin-fronteras/titanes-sin-fronteras-tanzania/5458179/